sábado, abril 10, 2010

Idea 02: La granja que Rueda



Sólo un ordenador, un almacén, una furgoneta y un emprendedor.  Aquí está la idea:

No todos los segmentos son susceptibles de sumarse al carro de las nuevas  tecnologías en la venta. ¿Qué me dices de ese butanero que va casa por casa vendiendo butano? ¿Y de la venta en mercadillos? O la venta por pueblos aislados: el panadero, el lechero, el huevero y el mismo butanero siguen vendiendo sin adentrase el mundo tecnológico y de la Web 2.0. ¡Y les va bien!
La clave está en que las empresas deben hablar el mismo idioma que sus clientes y los segmentos a los que se dirigen estas empresas de venta “ambulante”, lo hacen. La abuelita vestida  de negro de la casa de la plaza del pueblo, es extraño que tenga cibernovios, y el agricultor fiel y dedicado a su cosecha, es muy raro que se descargue música para su iphone.
Pero…tiempo al tiempo. Cada vez son más los que hartos de vivir aislados en pueblos, que poco a poco van perdiendo población, se aferran a la red: compran, venden, chatean, opinan y sobre todo son susceptibles de anuncios y promociones publicitarias.
Además, una nueva especie se está adueñando de los pueblos pequeños…familias que ante el alto precio de la vivienda en la urbe, se lanzan a la compra de una cómoda, tranquila y barata casa de pueblo.

Idea 02: La granja que rueda

Esta empresa se dedica a distribuir de manera directa a cada domicilio los pedidos repetitivos realizados a través de internet, de habitantes ubicados en pequeños pueblos.
Target:

  • Nuevos usuarios de internet de mediana-mayor edad ubicados en pueblos que han descubierto y se han enamorado de la bondades de internet.
  • Usuarios habituales de internet que se han desplazado a vivir al pueblo deseosos de disfrutar de sus características . Para este cliente, La granja que rueda es  una experiencia. Supone culminar las expectativas que puso con la compra de la casa de pueblo.

Funcionamiento: El cliente se da de alta a través de internet y selecciona los productos deseados. El pedido pasa a la empresa, carga cada día el camión-furgoneta y lo distribuye.
Congrega la distribución de leche, huevos, pan y periódicos (con la posibilidad de ampliar la red a la distribución a verduras y fruta).

Beneficios:
  1. Nuevos habitantes: que el lechero llame a tu puerta, es aquello que te imaginabas como idílico cuando compraste tu casa. Es tu sueño hecho realidad: por supuesto que compras.
  2. Habitantes habituales: comodidad y culminación de lo que esperan de su aventura por la Web. Aquello que es “irreal” en la pantalla viene hasta mi casa, esto es fantástico.
  3. Empresa: incremento de rentabilidad aprovechando unas necesidades insatisfechas.

Sólo un ordenador, un almacén, una furgoneta y un emprendedor. Aquí está la idea.

2 comentarios:

  1. Me acabo de comprar una casa en el pueblo. Recuerdo cuando de pequeño mi abuela compraba la leche directamente al lechero...me gustaría que mis hijos puedarn vivirlo

    ResponderEliminar
  2. A mi me gustaría que me trajeran la fruta a casa. Siempre consumo lo mismo

    ResponderEliminar

Comparte tus ideas, opiniones, experiencias... ayúdanos a construir este blog entre más voces.