miércoles, diciembre 15, 2010

Cola Cao en Starbucks

Este es un caso real vivido de primera mano en un Starbucks y que ahonda y verifica aquello de que "la experiencia Starbucks" existe.

Se ha escrito y dicho mucho a cerca de este modelo de negocio, que basado en el "háztelo tú mismo" (segúnn palabras del gran Rovira: una especie de Consumering), ha conseguido triunfar y sobre  todo mantenerse a  pesar de gestar competidores en los mismos locales de al lado. Pero sin duda, me quedé totalmente sorprendida al comprobar hasta que punto llega el fenómeno al conocer a una persona:





Se trata de un individuo, usuario diario de cola-cao y derivados, que disfruta acudiendo a Starbucks. ¿Cómo puede ser, si no venden esta bebida? Pues sí, dice que por el ambiente, dice que por los sofás, dice que por la música,...el caso es que se lleva sus propios sobres de cola-cao y se lo hecha en una taza de leche Starbucks. 
Esta vez y muchas otras no ha sido por los cafés, sino por el branding generado alrededor de una de las marcas más valoradas del mercado. 
Me quedé con la duda del porqué esa experiencia, de porqué le ganaba la batalla al "haztelo tú", gran variedad y demás argumentos que se oyen por ahí y que he comentado al principio, así que hice una prueba breve: durante un viaje a Madrid me fijé en quién pedía, qué producto y sobre todo, qué es lo que hacía después: 
  • Los españoles de edades entre 30-55 años pedían bebidas clásicas (café con leche, cortado,etc.) y se sentaban observando cada detalle del establecimiento.
  • Los españoles menores de 30, solicitaban bebidas fuera d lo corriente y apróximadamente el 80% para llevar o en su defecto para consumir de manera unitaria y su portátil
  • Los extranjeros, en su mayoría, solicitaban cafés específicos, alejados de lo habitual, pero con alto grado de conocimiento del producto solicitado. Esto último ha sido corroborado también por personal que ha estado trabajando en un establecimiento en Barcelona.
El fenómeno sigue vivo y se basa en experiencias compartidas por y entre consumidores satisfechos. Un buen ejemplo a aplicar en nuestra estrategia en épocas de crisis:

¡¡Reforcemos la marca, construyamos lovemarks!!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus ideas, opiniones, experiencias... ayúdanos a construir este blog entre más voces.